Préstamos Vs. Créditos


Aunque hagamos uso de las palabras préstamos y créditos indistintamente, no significan lo mismo, pero sí son parecidos. Cuando una persona precisa dinero suele pensar y hablar de estos productos como métodos de salvación, pero al momento de tomar la decisión de cuál elegir ¿sabe la diferencia entre ellos?. Así como siempre les recomendamos consultar distintas opiniones y empresas financieras para conocer las distintas alternativas que nos ofrecen, también es bueno saber qué servicio estamos solicitando.

 

Créditos vs. Préstamos

 

Préstamos

Los préstamos suelen ser de una cantidad fija y se devuelven en cuotas durante cierto tiempo (meses o años). Estas cuotas incluyen el capital prestado y los intereses. Generalmente los préstamos son personales al igual que las garantías que presentan los prestatarios. Además, los intereses son más bajos y el plazo de devolución suele ser mayor que el de los créditos.

Crédito

Créditos

Los créditos son de una cantidad máxima ofrecida por la entidad bancaria. Podemos usar la totalidad de esa cantidad o menos, y sólo pagaremos intereses según lo que utilicemos. La devolución es a través de cuotas en las que no pagamos capital, sino que éste es pagado al final del crédito. Como dijimos en la parte de los préstamos, los intereses son más altos cuando solicitamos créditos y el plazo es más corto. La diferencia entre ambos es que los créditos pueden ser renovados y los préstamos no. Por esta razón, los créditos son más solicitados por personas o entidades que tienen un negocio y su liquidez varía con el tiempo.

Ejemplo

Para entender mejor la diferencia vea el siguiente ejemplo.

Un banco presta 6.000€ (seis mil euros) a pagar en 5 (cinco) años a una persona. El inicio del préstamo vale 1% (uno por ciento) y un estudio del 0,5% (cero coma cinco por ciento). Los intereses son del 5% (cinco por ciento). Las cuotas mensuales serán de 113,23€ (ciento trece con veintitrés euros) y se requiere la firma de un garante.

Entonces, tenemos que el prestamista es determinado banco, con un prestatario específico que solicita un préstamo de 6.000€. El titular de dicho préstamo es el que lo solicitó, con un garante que puede ser él mismo u otra persona. Se pagará en 60 (sesenta) cuotas durante 5 años. Como gasto extra tendrá el de iniciar el trámite que serán 60€ (sesenta euros) y el estudio de 30€ (treinta euros). Los intereses serán de 793,8€ (setecientos noventa y tres euros con ochenta céntimos) en total. Esto quiere decir que el que solicitó el préstamo paga 6793,8€ (seis mil setecientos noventa y tres euros con ochenta céntimos) más los 90€ (noventa euros) de los gastos extras, finalizando en una cantidad total de 6883,8€ (seis mil ochocientos ochenta y tres euros con ochenta céntimos).

Si esta persona hubiese solicitado un crédito en lugar de un préstamo, las cifras seguramente hubiesen sido las mismas. Pero, si el vencimiento fuese a un año, este cliente podría disponer de los 6.000€ a medida que los fuera necesitando, pagando sólo el 5% de interés de la cantidad de dinero que dispuso. Esto quiere decir que si el solicitante utiliza 2.000€ (dos mil euros) durante el primer mes, sólo paga el 5% de esa suma de dinero y no de los 6.000€.