Prestamistas Particulares – Un Poco De Historia


Como dijimos anteriormente en este sitio web y como muchos sabrán, la figura del prestamista particular no está bien vista a nivel global. Si hablamos de la parte legal, podemos decir que existe una ley que protege al prestatario (ya lo dijimos aquí también). Pero, ahora, hablemos de la historia y el papel que cumplieron y cumplen estos profesionales.

Un poco de historia

La profesión de los prestamistas particulares es una de las más antiguas. Remontándonos al pasado podemos saber que el concepto de lo que es el dinero es sumamente antiguo. Y así como este concepto proviene de muchos años atrás, también lo hacen la necesidad de tener plata y el interés de ganar más y más dinero.

Quizá, los primeros préstamos hayan ocurrido en la Grecia antigua, en donde se prestaba dinero para financiar las cargas, para minar y para la construcción.

Moneda Antigua Grecia

Monedas que usaban en la Antigua Grecia

Tiempo más tarde, los judíos tuvieron que huir para salvar sus vidas y lo hicieron refugiándose en Italia. Allí había granjeros que buscaban dinero para sustentar sus negocios, por lo que los judíos comerciantes comenzaron a prestar plata a estos granjeros.

En el siglo XVIII, los comerciantes continuaban siendo la fuente principal para financiar los préstamos.

El prestamista más famoso

Situándonos en Estados Unidos, A.P. Giannini fue uno de los prestamistas más conocidos de la historia, llamado por los historiadores el “banquero de América”. Su fama se debió a que la mayoría de los bancos otorgaban préstamos a gente adinerada, mientras que este hombre, en 1904, abrió el banco de Italia y comenzó a prestarles a trabajadores inmigrantes que se esforzaban para iniciar sus negocios. Además, luego de un terremoto que destruyó gran parte de la ciudad de San Francisco (lugar donde habitaba y ofrecía sus servicios), por el año 1906, Giannini otorgó préstamos a los ciudadanos afectados para que puedan reconstruir sus negocios.

Los bancos actuales, al principio, eran asociaciones de prestamistas. La imagen que tenemos hoy en día de todo lo relacionado a lo bancario es muy reciente, aunque prestamistas particulares y bancarios tienen el mismo objetivo. Ambas figuras están interesadas en ganar dinero mediante los préstamos y servicios que prestan, pero difieren las leyes que regulan sus actividades.

La figura del banco da una imagen de seriedad y confianza por lo que representa dicha entidad, pero hay que tener en cuenta que los verdaderos prestamistas particulares, aquellos que son serios y profesionales, también son individuos en los que se puede confiar para obtener una financiación. Además, éstos son controlados por supervisores de consumo.