Prestamistas – ¿Cómo Invertir?


¿Tiene ahorros y quiere invertirlos en algo que le de ganancias extras?, ¿no sabe en qué ni cómo invertirlos? A continuación le dejamos todo lo que tiene que saber y la mejor opción para invertir: ser prestamista. Siendo prestamista realiza inversiones seguras, sin correr el riesgo de perder su dinero y bajo el marco de la ley nacional.

afloran empleos españa

Antes que nada, no confíe en las ofertas que le prometen ganar increíbles sumas de dinero con poco esfuerzo (si fuera así de fácil habría mucha gente adinerada y sin preocupaciones, ¿cuándo pasó eso de no trabajar a pulmón y llenarse los bolsillos de plata?). Tampoco arriesgue su capital si no sabe cuándo va a recuperar esa cantidad, o si existe la oportunidad de perderlo totalmente.

Tenga en cuenta que si no consigue rentabilidad o mantiene el capital inmóvil usted perderá dinero.

Cuando uno decide invertir quiere que, no sólo se asegure el presente, sino que también sea una actividad a futuro y, todo aquel que toma esta decisión de invertir quiere hacerlo de manera segura, pero ¿de qué manera se consigue que esto suceda?

Wilgest Credit le ofrece la mejor opción: conviértase en prestamista de capital privado.

Esta actividad está regulada por una ley y nuestra empresa está registrada para actuar como intermediaria entre prestamistas y prestatarios.

Invertir en capital privado es invertir de manera segura gracias a las propiedades que ofrecen los solicitantes como aval de pago. Esto quiere decir que, al tener como garantía un inmueble, si el cliente no abona su deuda, éste será rematado y usted recuperará su dinero. Las propiedades en garantía siempre tienen un valor mucho mayor al del préstamo, ya que éste es del 20% del total, por lo cual el remate judicial asegurará la recuperación de su inversión.

La rentabilidad anual que ofrece realizar esta actividad es de entre el 8,95% y el 15%, cosa que ningún otro tipo de inversión segura puede ofrecerle.

Usted decide si acepta o rechaza las ofertas que recibe. Si no lo convence la cantidad de dinero que tiene que invertir o los plazos de devolución del préstamo, tiene la plena libertad de no llevar a cabo la operación. Recuerde que el plazo para que el prestatario pague la totalidad de la deuda es de hasta 15 años, aunque generalmente los prestamistas recuperan su inversión en mucho menos tiempo.

Si aún tiene dudas sobre este tipo de inversiones no dude en consultar a nuestros profesionales mediante las distintas vías de comunicación. Nosotros lo asesoraremos a la perfección y sin costo alguno.