Wilgest Credit: Capital Privado En Barcelona


Logo

Capital privado en Barcelona – Ventajas

Una de las principales ventajas de este producto es que tiene un único requisito. Esto lo califica como un producto de fácil y rápido acceso. Fácil porque la ausencia de una variedad de requisitos permite que muchos ciudadanos puedan acceder a él. Rápido porque no se requiere de infinidad de papeleo y documentación, sólo el relacionado al requisito.

Dicho requisito es obligatorio y se trata de la presentación de una escritura propietaria. Esta propiedad será utilizada como garantía de pago y se podrá utilizar en caso de que el titular del préstamo no cumpla con el contrato tal y como fue pactado. Seguramente se estará preguntando cómo es que ese único requisito es fácil de cumplir. Es de público conocimiento que muchos individuos no cuentan con una propiedad a su nombre y esto sería un impedimento de conseguir capital privado en Barcelona para estas personas. Pero hay algo sumamente maravilloso en este producto y es que, si bien es obligatorio presentar una propiedad como garantía, no es obligación que dicho inmueble sea o esté registrada bajo el nombre del que pide el dinero prestado. El título propietario puede ser de un amigo, un conocido, un familiar o un avalista que desea respaldarlo en la operación. De esta manera, en el contrato figurará una persona como titular del préstamo (quien solicitó el dinero) y la otra como garante (el propietario de la garantía). De todos modos, el responsable de la devolución del dinero y de todo lo que respecta a la operación es aquel que lo solicitó.

Capital Privado en BarcelonaOtra de las ventajas que posee este producto es que no excluye a nadie que tenga problemas económicos o falta de liquidez. La empresa no hace averiguaciones sobre esta información. Si la persona que pidió capital privado en Barcelona tiene deudas, su nombre aparece en Asnef o no posee nómina, puede obtener el dinero. Lo que vale es la garantía.

Algo muy interesante en estas operaciones son los tiempos que tiene el titular del préstamo para devolver el dinero. Puede hacerlo en 1 año o en 15, como máximo, saldando la deuda mediante cuotas mensuales. El cliente es quien elige la cantidad de cuotas que desea abonar.

Capital privado en Barcelona – Desventajas

Si bien poder pagar en 15 años puede resultar algo muy conveniente para quien tenga serios problemas financieros, al calcular el total de lo que pagó podrá darse cuenta que terminó pagando bastante más que si lo hubiese hecho en 5 años, por ejemplo. Y esto es por los intereses que se agregan a cada cuota y que difieren según la cantidad de años que decida tardar en cancelar la deuda.

Quizá, podría no considerarse como una desventaja realmente. Depende del uso que se le dé al dinero, por ejemplo. Si inicia un negocio y le termina yendo de maravillas, podrá amortiguar ese gasto “extra” que pagó por el préstamo. En estos casos, puede decirse que valió la pena pagar por esos intereses de más.

De todas maneras, si la deuda se cancela en 1 año, no sería una desventaja tampoco. Claro que pagará por los intereses de ese año y el total será de una cantidad un poco mayor, pero sino ¿quién prestaría dinero sin recibir ningún tipo de ganancia? ¡Nadie!