Hipotecas – Tipos


En este artículo podrá conocer algunos tipos de hipotecas con las características básicas que marcan las diferencias más importantes entre ellas.

Las hipotecas aquí catalogadas no son las únicas que existen, y además pueden encontrarlas con otros nombres, pero sí son las que, comúnmente, son más solicitadas o requeridas por los clientes.

Comenzamos con las hipotecas que se diferencian según el tiempo de devolución. Por un lado podemos solicitar una a corto plazo y por el otro, una a largo plazo. Las primeras suelen tener una corta duración, generalmente menor a 10 (diez) años. Las últimas, contrariamente a las de corto plazo, tienen una duración más extensa que normalmente ronda los 20 (veinte) años o más. Como puede ver hay una amplia diferencia.

Luego, podemos solicitar hipotecas que tengan tasa de interés fijo o tasa de interés variable. Las de tipo fijo tienen una tasa que no varía durante la existencia de la operación o el préstamo. Las variables van cambiando según el mercado o algún índice de referencia. Esto quiere decir que si solicita una de las últimas puede negociar un interés de cierto porcentaje, pero si éste fluctúa va a tener que pagar más o menos (según si aumenta o disminuye). Si solicita una hipoteca de tipo fijo y la tasa baja, usted puede terminar en desventaja. Como todo, cada cosa tiene sus pros y sus contras.

Después existe un tipo de hipoteca conocida como hipoteca con carencia, en la cual no se paga nada o sólo se pagan los intereses durante un período de tiempo determinado.

Las conocidas como hipotecas puente son las que te permiten comprar otra vivienda aunque no hayas vendido la tuya.

Si te interesan las divisas de otros países y mercados se puede solicitar préstamos en distintas divisas. De este modo se aprovechan los intereses bajos que poseen los otros mercados asumiendo los riesgos que implica esto. Se las llaman hipotecas multidivisas.

Existe un tipo parecido a la hipoteca común, pero algunos cambios. Se la conoce como Segunda Vivienda, y una de las diferencias es el porcentaje que conceden según la tasación.

Las hipotecas crecientes le permiten al que solicitó el préstamo que al principio pague cuotas de menor cantidad de dinero, pero con el tiempo éstas van aumentando su valor.

Y para terminar, le contamos sobre las que conceden un importe mayor al 80% (ochenta por ciento) del valor de lo que se escriture o lo que se tase.

Conociendo las diferentes opciones ya puede empezar a analizar qué quiere o puede pedir. Para más información puede comunicarse con nuestros profesionales. En Wilgest Credit estamos para ayudarlo.