Hipotecas – ¿A Corto O Largo Plazo?


Como bien señalamos, entre los tipos de hipotecas podemos encontrar aquellas que se pueden clasificar según el plazo de devolución. Dijimos que están las de corto plazo y las de largo plazo.

Seguramente se preguntará quién establece el límite entre el corto y el largo plazo. Bien, la respuesta a eso depende del profesional con quien se comunique. A nivel general, si las hipotecas son con vencimiento menor a 10 (diez) años pueden ser consideradas como a corto plazo. Incluso si son hasta 15 (quince) años se las considera de ese modo. Ahora, si hablamos de un plazo igual o mayor a los 20 (veinte) años, podemos estar tratando con una hipoteca a largo plazo.

La gran pregunta es ¿cuál de estos dos tipos de hipotecas es mejor?

Depende. Depende de la persona que solicitó el préstamo. Además, ambas hipotecas tienen su lado negativo y su lado positivo. Es más, lo negativo de una es lo positivo de la otra, y al revés.

Algunos suponen o creen que es mucho mejor devolver el dinero en menos tiempo que en más tiempo. Pero devolverlo en menos tiempo implica tener que pagar cuotas más costosas, por lo que los ingresos mensuales de esta persona tendrían que ser mayores a los de la persona que decide pagar en un plazo más extenso. Contrariamente, las cuotas que pagará esta última persona serán más baratas que las de la primera.

Pero como dijimos antes, existen puntos negativos y positivos en ambos casos. Así como lo positivo de las de largo plazo es el costo de las cuotas, lo negativo es que al finalizar la amortización habrán pagado un total mayor al que hubiesen pagado si el plazo fuera menor.

El Banco de España ha dicho que los plazos de las hipotecas no deberían ser mayores a los 30 años, por lo que se espera que las ofertas que se vayan haciendo de aquí al futuro van a ser de hipotecas a plazos cada vez menores. ¿Por qué? Si una persona solicita un préstamo por la cantidad de 120.000€ (ciento veinte mil euros), con un interés fijo del 3% (tres por ciento), los gatos serían los siguientes:

Si el plazo es a 20 años, las cuotas mensuales rondarían los 666€ (seiscientos sesenta y seis euros), los ingresos del cliente tendrían que ser de unos 1900€ (mil novecientos euros) aproximadamente y la amortización final estaría cerca de los 160.000€ (siento sesenta mil euros).

Si el plazo es a 35 años, las cuotas serían de 462€ (cuatrocientos sesenta y dos euros) aproximadamente, los ingresos tendrían que ser de 1320€ (mil trescientos veinte euros) y devolvería un total de casi 194.000€ (ciento noventa y cuatro mil euros).

Esto quiere decir que cuanto más largo es el plazo más dinero se termina pagando. Mientras que con un plazo menor los esfuerzos son mayores, pero los costos son menores.

Como dijimos, depende de la persona. ¿Usted cuál solicitaría?