Hipotecas Con Asnef


Como le hemos informado antes, estar en Asnef significa figurar en una lista de deudores morosos. Esta lista es observada por los bancos y para ellos, si su nombre se presenta en esa lista usted tiene malos antecedentes y teniendo esta descripción se le complica conseguir hipotecas mediante ellos.

Hipotecas con Asnef

Hay que ser sensato y reconocer que si su estado es el de un deudor moroso, rara vez un banco va a permitirle solicitar un préstamo. Ya tiene deudas, y quiere endeudarse más. Así es como, posiblemente, lo vean los bancarios, como una persona que se dedica a juntar deudas, sin hacer ninguna devolución.

Entonces, como explicamos en otro artículo, entra en un círculo vicioso infinito en el que usted quiere obtener dinero para saldar deudas, pero no se lo quieren prestar porque tiene dichas deudas. Jamás podrá deshacerse esa obligación si no consigue la cantidad de plata que necesita, y jamás podrá pedir un préstamo porque sigue listado como moroso.

Si el título de este artículo es “Hipotecas con Asnef”, ¿cómo es posible conseguir esto si en el párrafo anterior se dice lo contrario?

Como ya dijimos, los bancos no le dan hipotecas si es deudor moroso (salvo raras excepciones, muy raras y escasas). En el mercado existen pocas entidades financieras dedicadas a aprobar estas solicitudes, pero ya no trabajan mucho porque piden perfiles de clientes difíciles de encontrar.

Así que, ¿cuál es la solución más efectiva en estos casos?. Recurrir a una empresa o a una persona que quiera financiarnos. A esta acción se la llama ‘capital privado’ o, como se titula este artículo, ‘hipotecas con Asnef’.

De este modo, podemos cubrir las deudas, salir de la lista de morosos y pedir un crédito en el banco (si es lo que queremos hacer).

Si bien decirlo o escribirlo de esta manera suena atractivamente sencillo, no lo es tanto. Es simple en relación a otros trámites, pero igualmente hay que cumplir con ciertos requisitos y además, antes de solicitar la hipoteca, tiene que hacer un exhaustivo estudio de las opciones que se le presentan y saber con qué empresa o con quién está tratando.

Evite riesgos al tomar el primer camino que se le cruce, nunca se sabe con qué clase de prestamistas puede uno tratar. Lamentablemente, algunos hacen una mala actividad. Por eso, se recomienda que trate con empresas financieras con años de trayectoria, profesionales y que traten a los clientes cara a cara demostrando que no ocultan nada.