Wilgest Credit: Capital Privado, ¡Paremos El Embargo!


¿Le han embargado o van a hacerlo en poco tiempo? Una posible solución: capital privado.

Stop al embargo

En este artículo hablaremos sobre cómo ponerle un freno a un embargo, pero primero ¿qué es un embargo?.

Si un individuo o empresa solicitó un préstamo en tiempos pasados y no abonó esta deuda, los bienes de dicho individuo o empresa pueden ser retenidos. Es una medida de seguridad para dar por sentado que el dinero va a ser devuelto. Un juez declara el embargo, se fijan una hora y una fecha en la que se van a valuar los bienes (físicos y financieros) para la posterior venta. Con esta acción se obtiene un beneficio económico que permitirá cubrir la deuda.

Ahora que ya sabemos qué es un embargo, ¿se puede parar?. El embargo tiene un período de vida que puede ser corto o largo según la persona que nos haya embargado, eso quiere decir que la posibilidad de que nuestros bienes sean rematados puede variar según los plazos establecidos.

Si se ejecuta el embargo, el acreedor intentará cobrarlo o llegar a un acuerdo para anularlo. En caso contrario, se acude a una subasta, mediante la cual se abonará la deuda pendiente.

Puede ocurrir que el embargo nunca sea ejecutado, lo cual no será una molestia mientras no queramos vender la propiedad. El problema se presenta cuando queremos venderla o cambiar el nombre del titular de la escritura, porque para poder realizar esto vamos a tener que pagar el embargo.

Para decirle ¡adiós! al embargo que nos persigue, tenemos la posibilidad de buscar una empresa que nos ayude a encontrar a alguien que ofrezca su capital privado para que nosotros podamos saldar la deuda.

Aunque no es la única opción, solicitar capital privado es una muy buena oportunidad. Desde nuestra empresa puede obtener toda la información necesaria, y además solicitar el préstamo mediante nuestro sitio web.

Wilgest Credit ofrece un servicio VIP de capital privado, en donde se aportan garantías mayores a los 400.000€ que funcionan mediante una garantía hipotecaria. Como aval de pago se aceptan edificios, bajos comerciales, naves, entre otros inmuebles, y el interés anual puede ser desde el 8.95%. Para mayor información sobre los préstamos acceda a alguno de nuestros artículos en donde se describe con detalle todo lo que tiene que saber y hacer.

Si usted se encuentra en Valencia puede acercarse a nuestra sede principal, pero también tenemos oficinas en Madrid y Barcelona. Si reside en otras ciudades que no son las nombradas previamente, no se preocupe porque nuestra empresa oficia en todo el territorio español.