Capital Privado A Largo Plazo


Existen empresas financieras que ofrecen capital privado con un vencimiento a corto plazo. Muy corto a veces, como por ejemplo, 3 (tres) meses. Si solicitamos un capital de una gran suma de dinero, ¿llegamos a devolverlo en 3 (tres) o menos meses?. Sería imposible, o poco probable que esto suceda. Por eso se recomienda que siempre conozcamos las condiciones que se nos establecen al momento de recurrir a capital privado, sobre todo el tiempo que hay para su devolución, porque en base a ello vamos a tener que organizarnos y establecer de qué modo vamos a devolverlo, cuál es costo total (dado que se suman gastos extras), entre otras cuestiones más.

Capital privado a largo plazo

En cambio, hay otras empresas que ofrecen, además, un servicio de capital privado a largo plazo. ¿Qué significa esto? Que la devolución del préstamo tendrá un plazo mucho mayor, el vencimiento no va tenernos sin dormir durante mucho tiempo. Podemos tener varios años para saldar nuestra deuda con la persona o entidad que nos financió, sin estar nerviosos por conseguir el dinero de manera urgente.

Similar a los préstamos bancarios, el capital privado puede ser saldado mediante el pago de cuotas mensuales.

A diferencia de algunas empresas financieras o bancos, que tengamos deudas, estemos dados de alta en Asnef o no tengamos nómina, no son impedimentos para solicitar este tipo de préstamos.

Pero, atención. Hay una condición sumamente indispensable, ya que es obligatoria al momento de solicitar capital privado a los prestamistas. El prestatario tiene que tener una propiedad que no tenga deudas o un amigo, familiar, conocido que tenga un inmueble en estas condiciones que presente la escritura del mismo. ¿A qué se debe esto? Frente a las posibilidades de que el que solicitó el préstamo no pueda realizar la devolución, la vivienda, comercio o terreno que no tenga deudas será utilizado para cubrir este problema, asegurándole al prestamista que recuperará su inversión. Esto no significa que el inversor o la empresa financiera duden de sus capacidades o de su buena fe en esta actividad, sino que es un modo de hacerle frente a cualquier tipo de problema que se presente y genere el impago y así evita que los inversionistas tengan pérdidas enormes. Los prestatarios tendrán pérdidas pero no totales, dado que la garantía es del 20% de la propiedad, esto quiere decir que si se llega a una subasta y se vende el inmueble, se usará una cantidad para cubrir la deuda, no la totalidad.