Capital Privado E Hipoteca Bancaria – Diferencias


En este artículo podrá conocer las diferencias que existen entre las hipotecas de capital privado y las hipotecas bancarias.

Hipoteca

Como hemos visto previamente en este sitio, una hipoteca es cuando una persona solicita un préstamo y tiene que ofrecer una propiedad cualquiera (vivienda, terreno, comercio, etc.) que no tenga deudas como aval, para poder utilizar en caso de que esta persona no pueda concretar o finalizar la devolución del dinero o no cumpla con las condiciones pautadas en el contrato firmado. Si bien éste es el único requisito obligatorio hablando de manera general, en muchos casos también se solicita que no sean deudores morosos, que tengan nómina o que tengan cierta solvencia. Todo depende de a quién o a qué financiera se recurra para solicitar este servicio.

Las llamadas hipotecas bancarias son aquellos préstamos que, como lo dice su nombre, se le piden a una entidad bancaria. Generalmente esta entidad concede la hipoteca por un tiempo de entre 15 (quince) y 30 (treinta) años, aunque puede variar según las edades de los titulares de la hipoteca. Los intereses que cobran se basan en un índice (el más usado es el Euribor). La cantidad de dinero que conceden los bancos puede ir desde el 0% al 100% del valor total del inmueble en garantía, pero para la compraventa y refinanciación el porcentaje será aproximadamente del 80% y el 70% como máximo, respectivamente, aunque pueden ser mayores estos porcentajes bajo ciertas condiciones. Como dice el párrafo anterior, el banco es uno de esos casos en que generalmente piden que los prestatarios no tengan deudas.

Ahora, las hipotecas de capital privado comúnmente tienen un interés fijo, aunque suele ser bastante más alto al que cobran los bancos. La cantidad de dinero de este préstamo no puede ser mayor al 50% del valor de la propiedad hipotecada (generalmente se establece que el valor puede ser del 20%, dependiendo de la empresa financiera o el prestamista con el que se contacte) y los plazos de devolución son mucho más cortos que los dichos en las hipotecas bancarias. En este caso, al pedir el préstamo va a depender de las políticas de la empresa si lo aceptan siendo moroso o no.

En Wilgest Credit puede acceder a las hipotecas de capital privado sin nómina o estando en Asnef (figurar como deudor moroso), sólo tiene que comunicarse con nosotros y listo.

Ahora que conoce las diferencias básica entre estos dos conceptos, ¿cuál elige?.