Empresa Registrada en el Ministerio de Consumo


El 28 de enero de 2011 el Consejo de Ministros a propuesta de la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad aprobó un Real Decreto por el cual las empresas de intermediación financiera que, al no tratarse de entidades de crédito, no estaban sometidas a la supervisión del Banco de España tendrían que inscribirse en un registro estatal, sin perjuicio de los registros que pudieran establecerse en las comunidades autónomas.

Wilgest Credit fue de las primeras empresas de este sector en solicitar y ver aceptado el ingreso en este registro que trata de garantizar un alto nivel de protección a los consumidores  y asegurar la transparencia  y la leal competencia. Puede acceder al documento haciendo clic en el sello del Ministerio que aparece en el margen derecho.

Mediante esta norma se establece el importe mínimo del seguro de responsabilidad o aval bancario que, con carácter previo a su inscripción en el registro, deberán contratar estas empresas para cubrir las responsabilidades en que pudieran incurrir frente a los consumidores por perjuicios derivados de la realización de sus servicios.

El importe mínimo de este seguro o aval se cifra en 300.000 euros para el primer año de actividad, y deberá multiplicarse por el número de establecimientos en los que la empresa desarrolle sus servicios.

El objetivo de estas medidas, ya previstas en la Ley que en 2009 reguló este tipo de actividad económica, es garantizar un alto nivel de protección de los consumidores y usuarios, asegurando la transparencia y la leal competencia de empresas que han ido adquiriendo un rápido desarrollo en el marco financiero.

El registro estatal ahora creado, que tendrá carácter público, está gestionado por el Instituto Nacional del Consumo (INC), organismo dependiente del Ministerio de Sanidad, política Social e Igualdad.